Busco un coche de 2ª mano ¿qué debo mirar?

edited abril 2014 en Wiki

Vamos a repasar algunos conceptos y consejos generales para quien se plantea adquirir un vehículo de ocasión. Muchos os parecerán básicos y os sonarán por habituales (es lo que el sentido común le dictaría a cualquier persona), puede que haya otros que desconozcáis siendo igual de importantes.

El objetivo principal es conocer el verdadero estado en el que se encuentra el vehículo, estética, mecánica y económicamente (embargos, pagos pendientes, etc.) para luego valorar si nos interesa hacernos con él y a qué precio. Habrá personas honestas que no tendrán inconveniente en describir todo el historial de su vehículo, presentar facturas de revisiones o reparaciones, llevar el coche a un mecánico para que lo revise (con costes a cargo del comprador, por supuesto). Pero, desgraciadamente, habrá otras muchas que con mayor o menor descaro nos mentirán sobre el estado del coche con tal de conseguir su objetivo, vender el coche (a un precio favorable para ellos). Nuestro "trabajo" es intentar detectar esos posibles engaños y que no nos den gato por liebre.

Los siguientes puntos los podemos considerar como "fases" que debe superar nuestro vehículo para poder alzarse como "El Elegido". No hace falta decir que si no supera una fase, se descarta y a buscar una unidad distinta...

  • Recopilando información. El primer paso fundamental es obtener toda la información posible sobre el modelo en el que estamos interesados, como distintas motorizaciones y acabados disponibles, equipamiento de serie según el acabado, extras disponibles, averías típicas, si el modelo sufrió un "restyling" y a partir de que año, etc. Toda esta información nos ayudará a hacernos una idea de los precios a los que se mueve nuestro modelo en cuestión en el mercado de ocasión según año de fabricación, kilometraje, equipamiento, etc. Además, nos servirá para "poner a prueba" al vendedor y detectar si nos está intentando engañar (por leve que sea la mentira), por ejemplo, si el coche no trae un equipamiento que por año de fabricación lo debería incorporar de serie.


Vamos a suponer que hemos visto un coche anunciado que nos ha interesado, y contactamos con el dueño por teléfono, email, etc. Lo típico sería preguntarle por los años, equipamiento, estado del motor, del interior y de chapa, que uso ha tenido, accidentes, averías, etc. Todo esto, a parte de corroborar una información que ya debería de aparecer en el anuncio en sí, tiene como fin el evaluar al vendedor como persona, llevarnos una primera impresión sobre la sinceridad y honestidad del vendedor. Si nos inspira la suficiente confianza (o más bien, no nos "echa para atrás") podemos quedar para ver y probar el coche personalmente.


  •  Viendo y probando el coche. En este punto podemos decir que tenemos dos objetivos. Primero, corroborar que la información que anunciaba el vendedor es cierta, es decir, que el coche está en el estado que anunciaba el vendedor, tiene el equipamiento correspondiente, funcionan los mecanismos (aire acondicionado, elevalunas, luces, etc), que el desgaste que presenta (exterior e interior, asientos, volante, pomo del cambio) se corresponde con los kilómetros que dice tener, etc. No olvidar comprobar la documentación del vehículo (que no nos dé reparo pedirle el DNI al vendedor para comprobar que está a su nombre, si no tiene nada que ocultar no debe poner pegas en enseñarlo). Y segundo, intentar detectar averías ocultas o desgastes que puedan significar un desembolso de dinero a corto plazo (estado del embrague, suspensiones, dirección, neumáticos, etc), centrándonos en los que implican un costo mayor. También si hay signos evidentes de reparaciones de accidentes (distintos tonos de pintura en paneles, desajustes en piezas de la carrocería). Todo lo que podamos averiguar nos servirá, bien para negociar el precio a nuestro favor, bien para descartar la unidad. Para conocer algunos de estos desgastes no hace falta ser un experto (como el desgaste de neumáticos). Desgraciadamente, para otro tipo de desgastes o fallos es necesario tener cierto nivel de conocimientos. Si no los tienes, que te acompañe una persona de confianza que sí los tenga y pueda detectar estos fallos. Y aún así, dada la electrónica que llevan los coches de hoy día, lo más aconsejable es revisar el coche en el taller de la marca, donde nos dirán si tiene algún fallo electrónico y el desgaste que presentan las piezas. Dado que esto conlleva un coste (a pagar por el comprador, que es el interesado en conocer el estado real del coche) es un paso que debe realizarse sólo si no hemos descartado ya el coche por otros "elementos de juicio" que no nos hayan convencido.

Si detectamos que el vendedor nos ha mentido en algo no significa que automáticamente descartemos el coche en cuestión, pero sí que algo "no cuadra". Puede ser que incluso nos beneficie a la hora de negociar el precio final si, por ejemplo, nos damos cuenta de que están intentando hacer pasar un modelo de acabado inferior con algún extra reequipado por otro de acabado superior. Pero también hay que extremar las precauciones, nos ha mentido y lo hemos detectado, pero ¿qué otras mentiras (y de qué importancia) habrán "colado"?


  • El coche parece que está OK, ¿ahora qué?. Bien, el coche ha superado todas las pruebas y cumple tus expectativas estética y mecánicamente. Es hora de negociar el precio. Hay vendedores dispuestos a ello y que ofertan el coche a un precio algo más elevado a sabiendas de que el comprador intentará regatear, otros en cambio tienen muy claro lo que quieren. Si descubriste algún fallo o reparación necesaria a corto plazo es hora de acordar si el vendedor lo repara antes de entregarlo o lo descuenta del precio. La negociación del precio final depende de muchos factores (tu habilidad como negociador, la necesidad del vendedor, etc), aunque lo que realmente debes tener claro es lo máximo que estás dispuesto a pagar por el producto, una vez conocido su estado "real".  



  • Tenemos precio fijado. ¿Pagamos? Todavía NO. A estas alturas este coche tiene muchas papeletas para ser tu futuro coche. Has comprobado que mecánica y estéticamente está en buen estado pero ¿y financieramente? Es decir, ¿tiene multas pendientes, embargos, impuestos, reserva de dominio (el coche ha sido financiado y no está pagado totalmente)? Algunas de estas cosas puede que no te afecten directamente como nuevo dueño (una multa pendiente llegará a nombre del dueño que conste a fecha de la multa) o si te afectan puede que no implique más que una visita "aclaratoria" a la Jefatura de Tráfico, o puede significar que hayas pagado por un coche que no puedes transferir a tu nombre (si tiene una reserva de dominio). Por eso es altamente recomendable ir a tu Jefatura Provincial de Tráfico y presentando la matrícula del vehículo, solicitar un informe o nota simple del vehículo donde aparece, además de las cargas pendientes, número de dueños anteriores (otro dato más para comprobar si el dueño nos ha sido honesto). Este es un trámite poco costoso (alrededor de 10 euros) que nos puede evitar sorpresas desagradables. 



  • Extremando las precauciones. Vehículo accidentado o robado. Este paso puede resultar demasiado paranoico, pero tampoco está de más, sobre todo si estamos comprando el vehículo en el extranjero. Consiste en comprobar el número de bastidor del vehículo con la Guardia Civil (o Interpol, si estamos en el extranjero), que nos dirá si el vehículo ha tenido implicación en algún accidente o está denunciado por robo.



  • Ahora sí. Formalizando la compra-venta. Bueno, has comprobado que todo encaja y este va a ser tu coche. Pero ya que has hecho todo bien hasta aquí, termínalo bien. Puedes hacer el trámite en una gestoría (ahorrándote trabajo a cambio de una comisión) o hacerlo tú mismo. Lo primero, rellenar un contrato de compra-venta (te puedes bajar un modelo de los cientos que hay por internet) donde consten los datos del vehículo, del vendedor, del comprador y (muy importante) la fecha y hora de la transacción. Esta fecha determinará cualquier responsabilidad ante futuras multas o accidentes relacionados con el vehículo. Lo usual es hacer el pago del vehículo en el momento de la firma del contrato. Posteriormente, se debe pagar en Hacienda el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (el impreso se recoge en Hacienda pero el pago se hace en realidad en una entidad bancaria). La cantidad a pagar se determina en base a unas tablas de valoración del coche según modelo y antigüedad. Con este justificante de pago y con una fotocopia del DNI del vendedor y tu DNI original, ya puedes ir a Tráfico a realizar la transferencia del vehículo. Todo esto podéis poneros de acuerdo el vendedor y tú para realizarlo conjuntamente en una mañana, o bien una vez realizada la compra-venta, el comprador tiene 15 días para realizar la transferencia del vehículo y el vendedor puede realizar en Tráfico una notificación de venta para que conste que el vehículo no le pertenece ya.

Todos estos consejos nos van a ayudar a descartar unidades que pueden tener buena pinta pero que esconden "puntos oscuros", pero no es una guía infalible. Desgraciadamente, el que quiera actuar de mala fe tiene los medios para hacerlo y hay elementos (como el kilometraje real del vehículo) que pueden ser falsificados de manera indetectable. En estos casos, lo más común es pensar que el kilometraje es real si el libro de mantenimiento, facturas de reparaciones, revisiones de ITV (en algunas Comunidades Autónomas apuntan el kilometraje en la tarjeta de inspección del vehículo) presentan unas cifras "escalonadas y realistas".

Tampoco entramos a valorar si es mejor comprar a un particular, un compraventa o a un concesionario oficial. Cada opción tiene sus pro y sus contras y ninguna de ellas nos garantizará que no nos están intentando colar un vehículo "maquillado". Si buscas algo de información encontrarás buenas y malas experiencias en todos los ámbitos. Sí que evitaría los compraventas "disfrazados" de particulares, si nos mienten en algo tan básico, qué otras mentiras nos dirán sobre el vehículo...  Como siempre, la última palabra la tiene nuestro sentido común. 

Accede o Regístrate para comentar.

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

Iniciar Sesión con Facebook